lunes, 30 de abril de 2018

¡NOS VAMOS A CALATRAVA LA NUEVA!

¿Recordáis que Lita nos había invitado a visitar un castillo?
¡Aunque no nos había dicho de qué castillo se trataba y en qué consistía la sorpresa...!
Os vuelvo a poner el vídeo por si no lo habíais visto:


En la biblioteca de la clase y gracias a todo el material que las familias habéis aportado, localizaron ese rosetón tan bonito:
Se encontraba en el castillo de Calatrava la Nueva, en Aldea del Rey.
Así que vimos un vídeo de ese castillo para hacernos una idea de qué era lo que íbamos a ver:

Os habréis dado cuenta de lo impresionantes que son las imágenes del castillo.
"¡Se encuentra por encima de las nubes! "-decían. Eso fue lo que más sorprendió a los peques.
Después recibimos un mensaje en el que se nos desvelaba la sorpresa anunciada por Lita...
Hicimos lo que nos pedía Lita y ensayamos el juramento.

¡Ya estábamos preparados para ir de excursión.

Y esto fue lo que sucedió:
Los peques iban con ganas de ver ese castillo que estaba por encima de las nubes...pero el día estaba tan despejado que no había ninguna.
Aunque eso nos permitió ser más conscientes de su altura. ¡Qué vértigo daba mirar por la ventanilla del autobús, je, je!
Les quedó claro lo inexpugnable que era la fortaleza y hubo vítores para el conductor por alcanzar la cima.
Al bajarnos del autobús, empezaron a asombrarse por ver en directo todo lo que habíamos trabajado en clase:
 ¡las ventanas saeteras...el rastrillo...las almenas...!
Nuestro guía se quedó sorprendido con todo lo que manifestaban los peques, je, je.
Óscar,  nos hizo la visita muy amena y adaptada  a los peques. Nos contó muchas curiosidades sobre la fortaleza.
¡Os animo a que la visitéis!
Os dejo un vídeo con algunas imágenes de nuestro paso por el castillo:



...Y LLEGÓ EL MOMENTO MÁS ESPERADO:
¡EL JURAMENTO!

Los peques estaban realmente sobrecogidos y no se oía ni una mosca...
(Lo que sí vais a oir son unos silbidos...¡era el viento!)
Aquí tenéis a los caballeros en el momento de su nombramiento:











¡Una foto para el recuerdo!

De camino a casa, los flamantes caballeros, posaban así de contentos:



Fue muy satisfactorio comprobar que los peques se entusiasmaban al descubrir todo aquello sobre lo que habíamos trabajado en clase.
Vivieron en carne propia, o al menos se hicieron una idea, de la dureza de la vida en un castillo y muchas cosas más.
Además su comportamiento fue estupendo, y disfrutaron (y disfrutamos) de esta experiencia.

Cuando se ha trabajado en clase lo que luego se va a ver en una excursión, es garantía de que la salida va a resultar significativa para los peques, lo que hace que el aprendizaje sea aún mayor.

¡Ah! Se me olvidaba dar las gracias al GRAN MAESTRE (José María, alumno de prácticas).
¡Lo ha hecho fenomenal!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...