martes, 22 de enero de 2013

JUGAMOS CON NUESTROS NOMBRES

A través de sus nombres los niños y las niñas se acercan al código escrito mediante un vínculo afectivo.  Es esa afectividad la que les sirve de motivación para querer saber cuál es su nombre, cuál es el nombre de sus amiguitos, qué nombre se parece al  suyo...Pero, además, reconocerlo les servirá para resolver situaciones funcionales: dónde deben colocar sus objetos, para señalar en el control de rincones que ya han realizado una actividad...
Como ya os he contado en otras ocasiones, reservamos los primeros momentos del día para trabajar con sus nombres y procuro realizar variaciones en la manera de acercarnos a su conocimiento.
Ayer distribuí a los niños por equipos y en el centro del equipo coloqué una colchoneta, a modo de mesa, con los nombres de sus componentes. A una señal tenían que coger rápidamente sus nombres y levantarlos. Como detrás estaba la foto del niño, ellos mismos se evaluaban (aunque casi todos lo hicieron bien al primer intento).
Esto se repitió varias veces y disfrutaron mucho con la actividad.


2 comentarios:

  1. Mi madre!!! cuántos recursos tienes, eres un pozo sin fondo, jejejejej.
    Un besete

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...